Inicio

El proyecto se implementa en el año 2005, a través de la Asociación Civil PENSAR. El equipo de trabajo está conformado por psicólogos, estudiantes avanzados de esta carrera, docentes y estudiantes avanzados de la licenciatura en educación.
Asisten 200 niños y adolescentes que viven situaciones críticas para su salud psicofísica, padecen de desnutrición, violencia familiar e institucional; en la mayoría de los casos, alcanzan niveles de indigencia y encuentran los medios de subsistencia a partir de actividades que realiza en el basural de la ciudad.
El trabajo se lleva a cabo en “condiciones de crueldad”, en las que muchas veces la violencia es casi la única manera de vinculación y forma de supervivencia posible.
Es una institución móvil y de orden instituyente, un campo de asistencia e investigación psicosocial, dedicado a pensar los modos diversos de abordar la tarea con niños en situación de riesgo.

Contacto

Para contactarnos escribanos a la siguiente dirección:

barriletesenbandada@yahoo.com.ar

ong.pensar@gmail.com

Propositos

Nuestro propósito es constituir el tramado de la red vincular y una malla social que permita generar en estas infancias un pensamiento crítico superador del orden establecido. Atendiendo a tal finalidad, el trabajo se ha trazado partiendo de un espacio, en una escuela de la ciudad de Neuquén, donde se cuelgan barriletes que instituyen un espacio de creación, de palabras, de aprendizajes sociales, de armado de redes. Se propicia así la posibilidad de pensar y elegir, imaginando que la vida puede ser digna de derechos y responsabilidades; jugando en la construcción de un futuro diferente, otras formas de vivir en sociedad son posibles.
Al comienzo, la idea de un futuro diferente para los niños era una utopía. Con el desarrollo del trabajo, esa utopía comenzó a tener una tópica: los chicos en grupo a través de sus juegos expresan su desolación e imaginan una realidad distinta. Se trabaja con el dispositivo lúdico y grupal, como herramientas indispensables en la construcción de subjetividad y “masa crítica”.

OBJETIVOS GENERALES
1. Habilitar espacio lúdico.
2. Habilitar espacio grupal.
3. Construir identidad.
4. Desarrollar capacidad de proyección.
5. Promover la inclusión social.
6. Evaluación y trabajo en equipo.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
1. Construir pensamiento crítico. Promover la constitución de sujeto ético. Desarrollar capacidad lúdica. Desarrollar registros imaginario y simbólico.
2. Construir vínculos instituyentes de subjetividad.
Favorecer el apego. Construir un marco grupal protector a través de la estabilidad de los vínculos. Potenciar recursos individuales y grupales.
3. Constituir sujeto de derecho y responsabilidades. Promover el protagonismo y la función dador- receptor. Brindar la oportunidad de crear su historia, a partir de la transmisión generacional. Promover el autoconocimiento y el cuidado del propio cuerpo mediante la potenciación de los recursos individuales y grupales.
4. Promover la capacidad de elegir autónomamente. Desarrollar actitudes reflexivas. Estimular la autogestión. Desnaturalizar las situaciones abusivas, imaginando que otra realidad es posible.
5. Estimular el trabajo en equipo y el cooperativismo. Establecer hábitos, rutinas y límites. Brindar la posibilidad de jugar diferentes roles sociales. Orientación vocacional, “quién quiero ser y hacer en el mundo”.
6. Supervisión clínica: Lic. Marta Basile. Supervisión institucional: Dr. Fernando Ulloa. Informes de los docentes de los niños asistidos. Visitas sociales a los grupos familiares asistidos.

Impacto


El impacto de esta experiencia ha sido altamente positivo, basta mencionar que se produjo una inserción escolar exitosa en el 90% de los niños asistidos. Ha crecido el número de beneficiarios en un 50%, lográndose un fortalecimiento de la red de hermanos.
Ha surgido el interés de diferentes sectores de la comunidad, quienes reconocen los aportes del proyecto y la necesidad de que el mismo pueda continuar su funcionamiento.
Escuelas secundarias de la zona han demandado la intervención de “Barriletes en Bandada” para la asistencia de adolescentes y en muchos casos son los mismos jóvenes quienes han manifestado este interés. Además, en este año nos encontramos con la siguiente situación: muchos niños que iniciaron Barriletes en Bandada, ingresaron a la escuela secundaria. Esto dificulta su asistencia al taller, por una cuestión de horarios pero fundamentalmente porque los intereses y necesidades son diferentes. Razón por la cual, se ha elaborado un proyecto destinado a dicha franja etárea, que será implementado a partir del mes de mayo.
Dado el impacto mencionado se nos ha solicitado asesoramiento y capacitación para llevarlo adelante en distintas localidades del país y poder así replicar la experiencia. Tal como sostiene el Dr. Fernando Ulloa (supervisor del proyecto), es una decisión factible que permitirá alcanzar un futuro diferente para nuestros niños. Así otro país será posible.
Trabajamos atravesados por la precariedad, los subsidios se vencen cada diciembre y con certeza nunca sabemos cómo y si vamos a poder funcionar al año siguiente. Tenemos algunos aportes que vamos gestionando de la comunidad y de otras organizaciones de la sociedad que nos proveen alimentos, ropa y a veces conseguimos juguetes.

Contando la experiencia

Los niños participan a contraturno del horario escolar. Llegan a Barriletes en Bandada y encuentran un espacio en el cual se despliegan diversos rincones de juego en un territorio único y cada uno elige a qué quiere jugar. El grupo de operadores va acompañando la actividad e interviniendo en la medida de la necesidad. Además, tenemos un espacio de "lavado de las manos" y merienda o desayuno, atendiendo las necesidades básicas.
Lo primero que nos propusimos fue lograr confianza a través de la estabilidad. Ellos saben que llegan y que nosotros estamos, hay alguien que los espera, que se interesa por ellos, los ayuda a higienizarse, les pone crema en las manos partidas para que no duelan tanto, generando un espacio de contacto… Cuentan con la cantidad de tazas de leche que quieran tomar, además, pueden elegir con qué la quieren (chocolate, malta, capuchino…), qué quieren comer, siempre tenemos por lo menos tres posibilidades; pueden elegir con qué quieren la leche, pero no pueden elegir no tomar leche. Momentos en los que se trabajan los límites, que hacen a un trato de cuidado. Esto lo hacemos sabiendo que “a pensar y elegir se aprende y poco a poco se va construyendo pensamiento crítico”. Estos niños se alimentan, cuando funcionan, en comedores comunitarios donde no se elige nada, ni ponerle un poco más de sal a la comida.
Estos chicos no tienen registro de adultos preparando su sustento, por tal motivo el hecho que los operadores preparen la comida es fundante de relación de cuidados.
A través de los rincones lúdicos, desplegados espontáneamente por los niños, se trabajan las problemáticas que traen. Las temáticas que se reiteran están relacionadas al hogar de menores; los padres borrachos, que pegan o desaparecen; el consumo de drogas; los bebés que tiran y/o matan en el basural; el robo; la policía; la oficina de planes sociales; el abuso; la trata; la visita a la cárcel; la naturalización de los malos tratos y el golpe; el sometimiento a los hermanos mayores; las dificultades escolares. Estas situaciones que viven en su vida cotidiana las recrean en Barriletes en Bandada, a través de unidades de juego que son habilitadas y sostenidas por los operadores que funcionan como “tercero de apelación”, lo cual da lugar a la expresión de las emociones suscitadas por las mismas. Se desnaturalizan las situaciones, dando lugar a la angustia, los miedos, el dolor.
Lo terapéutico se centra muy fuerte en que aún en las peores condiciones, cuando un niño puede jugar, sostenido desde un adulto, hay posibilidad de elaboración de lo traumático. No estamos diciendo que acá no pasa nada, sino nuestra premisa es de la desesperanza a lo posible.

Como trabajamos

Este video intenta sintetizar la manera en la cual trabajamos en Barriletes en Bandada.

video